© 2020 by Haniel.

  • Facebook icono social
  • Instagram
  • YouTube
  • Paz García Sola

SÉ TU MEJOR VERSIÓN



Cuando el niño genera un vínculo seguro y de confianza entre los adultos que le rodean no importan los lazos de unión que existan. Si son sanguíneos o no. El niño va a crecer y se va a desarrollar, va a explorar el mundo desde esa seguridad y confianza, con un apego seguro.


¿Qué significa apego seguro?

Que se puede mover en libertad, sin límites ni condiciones. Explorar sus posibilidades y desarrollar su arte personal.

Pero vivimos en una sociedad llena de creencias, culturas, normas. Donde esto se hace porque mi madre lo hacía y mi abuela lo hacía… Donde repetimos patrones sin cuestionarnos si realmente nos van bien. Y al final, en ese batiburrillo de situaciones, crecemos cada uno con sus apegos, sus creencias, sus fanatismos… todos frutos de los egos, la importancia personal y al final no nos permitimos ser libres.



Es como si lleváramos muchas gafas puestas que al final no nos permiten observar la total realidad. Siempre va a ser observada bajo el tamiz de aquello que nos han enseñado.

Si los adultos pudieran relacionarse sin límites y sin condiciones, desde la propia libertad, sintiéndose totalmente desapegados. En esta sociedad generamos contratos de pareja, acuerdos pre-matrimoniales y matrimoniales que hacen a nivel energético todo sea diferente.


El simple acuerdo de estar, acompañarse, permanecer juntos cuando sienten que es el momento de estar juntos y poner distancia en el momento en los que los dos sienten, o uno de los dos siente que hasta aquí ha estado bien, la armonía siempre estará presente. No habrá tiempos para enfados, para discusiones absurdas, para sacar la ira… porque la escucha será continua. Todo el tiempo habrá un respeto por el otro. Lo que el otro hace es correcto y tendrá sus motivos. Por lo tanto, todo se puede hablar. Y supuesto el caso que se llegara a un momento de crisis donde fuera necesario aclarar la situación… una vez aclarado sólo hay espacio para la fiesta, sólo hay espacio para la felicidad y para seguir estando juntos con alegría y simpatía. ¿Te imaginas crecer así? Seríamos Dignos y merecedores sólo por el mero echo de existir.


Pero estamos en una sociedad que se siente enferma ha normalizado lo que no es normal. Como por ejemplo, no es normal que tengas que tomar pastillas todos los días para una cosa o para la otra, habiendo elementos en la naturaleza que te pueden también ayudar.


Lo lógico es que todos hiciéramos una alimentación saludable. Entendiendo por saludable aquella que me promueve la salud, aquella que me lleva cada día a estar mejor. Por lo tanto, comería sólo aquello que sé que me va a hacer bien, evitando cualquier alimento que sé que me va a hacer mal, que sé que me va a hacer daño. En esto se basa la Alimentación Sindrómica TNDR.


Desde ese lugar en el que sólo como alimentos que me dan energía y no me la roban, si además me tomo mis tiempos para descansar, haciendo que gaste menos energía de la que genero. Mis células estarán relajadas, sin estrés, sin sufrir.


Y, si además, todo el tiempo tengo una sonrisa interior, con la persona que siento que quiere estar cercana a nivel espiritual, sexual, e incluso con las diferentes relaciones que tenga con el mundo, siempre con una sonrisa interior...Lo lógico es que todas las células por vibración estén en sintonía. Y si esa manera de estar en el mundo, de ver y vivir el mundo, fuera contaminada amorosamente a otras personas…


Si deseáramos lo mejor a todos los seres con los que nos relacionemos…




Todos los días serían Navidad, a cada hora sería Navidad pues cada día te naces a ti mismo para seguir siendo tu mejor versión.


Mi única misión es ser impecable conmigo mismo donde siempre tenga la máxima eficacia y el mínimo gasto de energía. Mi propósito, mi intento es “ser aún mejor que yo mismo”.

¿TE APUNTAS?


Comentarios basados en las lecturas de:

- Amor dignidad y los Cuatro Complejos del Dr. Cayo Martín.

- La Máquina Ser Humano, del Dr. Cayo Martín.

- Los Cuatro Principios de la Felicidad, del Dr. Cayo Martín

Y mi experiencia en formación y el mundo de la pedagogía tras más de 25 años de experiencia.



36 vistas