HOY TAMBIÉN ERES MUJER


Hoy también eres mujer.

Hoy te toca vivir tu papel.


El que descubres que es el adecuado en el tiempo y ambiente que te ha tocado vivir.


Quizás luchar, reivindicar y poner en presente otros tiempos, en otros espacios. Pero, aquí y ahora, siente, escucha, observa si hay rabia, odio, rencor, ismos de cualquier tipo… da igual que seas mujer, hombre o lo que te quieras denominar para sentirte mejor.


En esencia todos somos lo mismo, en energía cada uno vibra según su nivel evolutivo, en estructura… cuida tu estructura, cuida tu cuerpo, cuídate. Pues, si por ser feminista, moderna, reivindicadora, luchadora,…sigues diciendo pero haciendo lo mismo que mujeres del pasado…no has cambiado nada.


¿Juzgas o Analizas?

Nos han enseñado y acostumbrado, a juzgar y a sentenciar tanto a las personas como a todo lo que nos rodea.


Pero nuestros juicios y sentencias están teñidos por los cuatro complejos. Sólo los Sabios o Maestros de mente clara que se han desprendido de su importancia personal con todos y cada uno de sus egos, serían capaces de hacer un juicio justo en relación con las personas afectadas en cada acto.


Mientras no lleguemos a ello, para convivir, nos vemos obligados a establecer unas leyes comunes para todos, aunque muchas veces, “ley y justicia”, dista mucho de ser lo mismo.

Debemos aprender a analizar las situaciones sin juicios previos para poder llegar a ser libres, soltar nuestras ataduras de creencias, traumas, frustraciones, educación y cultura con las que sin duda mezclamos nuestros juicios. (pg. 92 del libro Amor, Dignidad y los Cuatro Complejos).


Podemos manifestarnos, decir lo que somos, de lo que somos capaces, lo mucho que nos necesitan…pero si no te cuidas… no has cambiado nada. Y has de cuidarte del exceso, de la basura que nos rodea y de no creer en ti misma más allá de si eres mujer o no.


Sí, y hoy hay demasiado de todo. Todo vale y todo se cree que es lo mejor, lo único. Creemos que hemos inventado el mundo.



Vengo de vuelta y veo que todo es la misma camiseta pero vuelta del revés. No han aprendido nada.


Tuve la suerte de jugar en la calle, con numerosos amigos y variados. Viajar, descubrir culturas con respeto y amor. Tuve la suerte de tener todo lo que necesité en el momento correcto. Sin excesos, sin carencias, sin caprichos. La educación perfecta.

Tuve la suerte de caer en la familia perfecta. Crecí entre hombres y me relacionaron con diferentes mujeres. Y aún así, con los mensajes del feminismo me confundieron.


Abrí la puerta e invité a pasar primero a los hombres creyendo que así yo me sentiría más mujer., más moderna. Crecí en plena revolución feminista. Fui de las primeras en dar a luz en el agua, lactancia prolongada, colecho en una época en la que volvíamos del conductismo frío y rígido. Y por supuesto, criar de esta manera era mal visto: ¡Cómo iba a dar a luz sin epidural!


Sí parí sintiendo a la mujer que soy. 16 horas para acompañar a mi primera hija sintiendo, abriéndome, sin flaquear. Todo el tiempo me decía: soy mujer, mi madre parió, mi abuela parió sin cursos, sin el acompañamiento de ahora.

Con la siguiente todo fue rápido, y acepté que esa era su necesidad.


Como mujer me acoplé, me abrí y me rendí a la necesidad de mi bebé.


Y este es el gran problema. Nuestras niñas crecen sin conocer el dolor, sin gestionar el dolor, con creencias de igualdad radicales. Con mensajes contradictorios.


Tengo un padre que estuvo en su lugar y que ahora, al faltar ella sabe cocinar, planchar y acompañar perfectamente a su familia en los cuidados que necesita. El orden del sistema perfecto.


A ver si nos enteramos: "Que no podemos ser iguales", como decía la canción: “Las chicas no tienen pilila”. Así, como nuestros cerebros tienen zonas que son diferentes y nos hacen tener capacidades diferentes. Aunque nos empeñemos en buscar la igualdad. Y lo intenté con aquel hacha, una y otra vez, mi fuerza no llegaba para ese intento. Me desgasté, me agoté cuando el otro lo hizo en un please. Sin embargo, mis capacidades de organización nos sacaron de muchos apuros.

Es algo simple: Ser Mujer es un estado de la consciencia que se complementa con el Ser Hombre que es un estado de la consciencia. Y ambos conforman en el mismo nivel el SER HUMANO en su totalidad. Básico, básico. Y si ya ambos se sienten Dignos... ¡Estaríamos en el paraíso!


¡Cuánto estrés algunos hombres teniendo que sacar su lado maternal y desequilibrando su lado paternal!


¡Cuántos hijos criados desde otro lugar! Que no digo que no sea correcto, si no, como especialista en educación infantil y cuidados centrados en el desarrollo opino que ya descubriremos qué ocurre con estas nuevas familias. Todo cambio en la sociedad se verá a largo plazo. Y esto no deja de ser un estudio longitudinal. Simplemente analizo la situación, no digo que no esté bien o mal, no enjuicio.


Como esa foto de esa cría que reivindica hacer con su cuerpo lo que quiera y haberse realizado una ligadura de trompas. Ya me gustará conocer si su sentir cambió dentro de 10 años cuando su cuerpo, por NO haber realizado sus funciones, comience a tener bloqueos físico-psíquicos.


Miramos cada uno nuestro ombligo y se nos olvida ser Dignos.

Sentirnos con dignidad SOLO POR EL MERO HECHO DE EXISITR, vibrar en amor, hacer el bien sin mirar a quién, dar sin pedir a cambio, crear climas afectivos de seguridad y confianza para todos.


Ahora todo el mundo sabe de espiritualidad. Salen cursos y chamanes por todas partes que dicen hacernos sentir mejor. Pongamos sentido común a todo esto.



Ser mujer va más allá del feminismo.

Ser mujer va más allá de tener o no tener hijos.

Ser mujer es una vibración que te hace sentir en ti, contigo, en felicidad. Cuando uno se siente Digno no hay nada que defender ni reivindicar. Las letras no definen lo que eres.


¿Te sientes mejor hoy tras todas las reivindicaciones del ayer?

¿Has mejorado tu estar? ¿Te sientes más plena y satisfecha?


La historia se hace ahora, en este aquí. El pasado no existe. Y el futuro nace de un nuevo presente.


Como siga todo así, como no paren el mundo, salto en marcha.

byPaz


34 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

INTERPRETAR